El “tecno estrés”, una nueva adicción

Inés Gutiérrez Arias 3rD

En la actualidad  la gran mayoría de personas padecen de tecno estrés. Con  esto nos referimos al estrés continuo y diario que tenemos a causa de los aparatos tecnológicos de última generación. El  aparato de mayor uso es el móvil.

Tecno estrés

Para ser más precisos, este estrés se llama Nomofobia (acrónimo de ‘No Móvil Fobia).  Se trata de una nueva tipología de trastorno psicológico  causado por las  nuevas tecnologías. Consiste en la adicción u obsesión por estar conectado a Internet. El principal síntoma es  sentirse ‘desconectada’ a perder el móvil, el ordenador, la conexión… Si padeces esta adicción, para poder superarla necesitas una terapia intensiva.

 Si quieres  saber si eres un  adictivo a la tecnología  debes  responder a estas preguntas con una respuesta de un sí absoluto:            

1-    ¿Revisas continuamente el bolso a lo largo del día para cerciorarte de que tu móvil sigue ahí?

2-    ¿Cuando crees que lo has perdido, entras en pánico?

3-    ¿Te sientes insegura si te lo dejas en casa y vuelves a por él aunque no esperes llamadas o mails importantes?

4-    ¿Lo primero que preguntas al llegar a un hotel o un restaurante es si tienen wifi?

5-    ¿Te agobia perder la conexión a Internet incluso en vacaciones?

6-    ¿Entras continuamente en las redes sociales?

7-    ¿Llegas a casa después del trabajo y sigues ‘conectada’ contestando mails y navegando?

Está demostrado que la mayoría de pacientes que presentan estos síntomas no son conscientes de su estrés. Los estudios sobre esta patología confirman que los que la sufren, en el 50% de los casos, presentan  trastornos  a la hora de conciliar el sueño. Un experto nos recomienda practicar técnicas de respiración relajante para combatir dicha obsesión. Por otra parte, los masajes relajantes son una buena  forma de incrementar el bienestar.

Sin darnos cuenta  estamos enganchados a los aparatos electrónicos y no somos conscientes de esta situación. Creo que muchos de nosotros padecemos esta adicción o estamos camino de ello. Este artículo puede servir para sensibilizarnos del problema y alertarnos del peligro.

Estamos en una sociedad “hiperconectada” por lo que no podemos prescindir de usar las redes. Pero debemos estar alerta y moderar su utilización.