El reciclaje y el medio ambiente

Álex Pérez Sánchez, 3r D

El reciclaje transforma materiales usados -que de otro modo serían simplemente desechos- en recursos muy valiosos. La recopilación de botellas usadas, latas, periódicos, etc. es importante porque se pueden reutilizar; por ello se deben de llevar a una instalación o puesto de recogida. Este es el primer paso de una cadena de actuaciones de reciclado para obtener una gran cantidad de recursos financieros, ambientales y, cómo no, de beneficios sociales. Algunos de estos beneficios se quedan en la localidad y de otros nos beneficiamos todos.

Reciclaje 1

Beneficios del reciclaje 

El reciclaje protege y amplía empleos de fabricación (ofrece empleo y lo mantiene).

Reduce la necesidad de vertederos y del proceso de incineración (que contaminan el medio ambiente).

Evita la contaminación causada por la fabricación de productos de materiales vírgenes (la fabricación de productos con materiales vírgenes es bastante contaminante al tratarlos).

Ahorra energía (porque se reutiliza material).

Reduce las emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático y global.

Ahorra en recursos naturales como son el uso de la madera, el agua y los minerales.

Ayuda a mantener y proteger el medio ambiente para las generaciones futuras.

 Procesos de reciclaje

El reciclaje incluye la recopilación de materiales reciclables que, de otra forma, serían considerados como simples desechos. También clasifica y procesa las materias reciclables para reconvertirlas en materias utilizables, como sucede en el caso de las fibras, para fabricar nuevos productos a partir de ellos.

La recopilación y proceso de materiales secundarios, así como la fabricación de productos reciclados y la compra de dichos productos, crea un círculo o ciclo que a su vez garantiza el éxito total y el valor que tiene en sí el reciclaje.

¿Podemos ayudar a reciclar?

Como todos ya sabemos -pero por pereza, a veces, no hacemos- reciclar ayuda a conservar el medio ambiente. Con tan solo un pequeño gesto, como por ejemplo lanzar una botella de cristal al contenedor de vidrio, o todo lo que sea papel dejarlo en su contenedor, la materia orgánica dejarla en el suyo…realizamos una gran labor.

Cada uno de estos gestos creemos que no sirven para nada, pero si cada uno de nosotros lo hacemos al final seremos muchos los que lo haremos. Por si no lo sabíais cada español genera al año 547 kilos de basura, pero de ellos sólo se reciclan 82. Más de la mitad del total acaba en vertederos. Según los datos de Eurostat, la oficina estadística comunitaria, España está por debajo de la media de la Unión Europea en cuanto a reciclaje de basuras pese a que genera más que el promedio del conjunto de los 27 estados miembros. Por tanto todos y cada uno de nosotros tenemos que intentar hacer lo máximo por no contaminar el mundo y reciclar con pequeños gestos.