Autolesiones en los adolescentes

Elisabeth Pérez y Sheyla Moreno 3º C

 Los adolescentes se autolesionan para expresar sus sentimientos más fuertes de rabia, tristeza, dolor y soledad porque no saben o no pueden expresarlo de otra manera.

  Muchos adolescentes suelen autolesionarse en algún momento de sus vidas. Hay muchas razones para ello. En este artículo intentaremos desvelar algunas de ellas.

A veces se hacen daño a sí mismos para llamar la atención sobre sus problemas; lo que quieren hacer con ello es transmitir su dolor a las heridas y así no pensar en todo aquello que les hace sufrir. Sin embargo, son situaciones que hay evitar para que no se compliquen más y puedan acabar en suicidio.

Una de las lesiones más frecuentes que se suelen hacer son: cortes (85%) golpes (32%) quemaduras (30%) o pellizcarse, estirarse del pelo y arañarse (7%).

Autolesiones1

 Según los estudios realizados, podemos distinguir seis grupos de motivos para que alguien se autolesione:

 Para llamar la atención: Los adolescentes intentan llamar la atención autolesionándose para que sean escuchados y los de su alrededor estén pendientes de ellos.

  • Para castigarse: los adolescentes con baja autoestima pueden llegar a pensar que son “malos” o que no merecen lo que tienen y por eso mismo ellos se castigan como señal de odio o disgusto hacia ellos mismos.
  • Para evitar un malestar emocional: Cuando un adolescente se lesiona, a veces, es para olvidar todo aquel dolor que siente emocionalmente. Es como una válvula de escape, ya que al hacerse daño físicamente nada más piensa  en el dolor que siente y no en todo lo que sufren emocionalmente.
  • Como conducta para-suicida: En ocasiones, comienzan con pequeñas heridas para ver si son capaces de llegar a suicidarse. Cuando están realizándose el corte profundo frenan por la inseguridad y el miedo que tienen en ese momento y esto hace que la herida no sea letal. Hay que tener cuidado con estos casos porque los jóvenes pueden acabar siendo suicidas.
  • Por sentimientos de vacío crónico: Cuando los adolescentes llevan mal mucho tiempo por diferentes causas pueden acabar sin sentir nada, ni bueno ni malo. Este tipo de sentimiento de vacío o de falta de algo o de que no se puede sentir nada puede llevar al individuo a querer desear sentir algo, aunque sea muy malo. El dolor que siente la persona al autolesionarse hace que llene el vacío interior que sufre y así parece que se siente viva.

Autolesiones2

  Factores que pueden influir

 Los factores que comentamos ahora no tienen por qué aparecer en todos los casos, aunque suelen ser los más frecuentes.

 Factores de riesgo:

 Los factores de riesgo están en función de las características personales y del entorno en el viven los adolescentes. Está claro que los adolescentes que se desarrollan en un entorno agradable y lleno de cariño tienen menos probabilidades de caer en este trastorno. Los jóvenes que padecen algún desequilibrio, en cambio, son más propensos:

  •  Características personales: aparecen en las personas que no son capaces de resolver ellos mismos los problemas que aparecen a lo largo de su vida, en personas muy impulsivas y con mucha ira, en personas que se  frustran fácilmente…
  • Trastornos psiquiátricos: Especialmente destaca la depresión, trastorno de conducta, y patologías asociadas al consumo de substancias adictivas.
  • Características familiares: Estos problemas aparecen más en niños que se han criado con un solo referente, es decir que solo se han criado con uno de los padres o en un ambiente familiar con problemas o con adicciones o poca relación entre los familiares.
  • Los medios de comunicación: Ver en televisión cómo algunas personas se han suicidado incita a que otras personas lo hagan. Por eso la prensa y la televisión evitan exponer casos reales de suicidio; en cambio en las series televisivas aparecen casos de suicidio ficticios y lo ven muchos adolescentes y puede inducir a hacerlo.

 Factores de base en la persona que serían de riesgo:

  •  La distorsión de la imagen corporal, la baja autoestima, sentirse rechazado o solo y presentar un trastorno psicológico son problemas pueden llevar a sentirse mal con uno mismo. Esta situación se puede agravar si aparecen casos de bullying, abusos, ansiedad o violencia doméstica.

 Ayudas

Las autolesiones son impulsos que se producen en un instante. Por ello, si las personas que sufren este trastorno se distraen con actividades diversas pueden retrasar ese impulso o incluso superarlo. A continuación damos algunos consejos que pueden ayudar a las personas que se autolesionan a dejar de hacerlo:

  •  Pintar con un boli rojo la piel en lugar de cortarla.
  • Cubrir con vendas el lugar que se suele lesionar.
  • Golpear una almohada o saco de boxeo.
  • Hacer ejercicio físico.
  • Escribir los sentimientos y luego romper el papel o estrujarlo.
  • Desahogarse con un amigo; no es necesario hablar de autolesiones.
  • Pintar o hacer algo artístico que represente nuestros sentimientos.
  • Masajear la zona corporal en lugar de lesionarla .
  • Coger cubitos de hielo con la mano.