Esposa por 500€ en Egipto. Otra forma de violencia de género

Ailin Quintana y Belén Vera 3º E

Las mujeres y niñas egipcias “se venden’’ por 500€ para salir de la pobreza mediante el famoso matrimonio exprés, con árabes provenientes del Golfo. Dichos matrimonios no duran más de una semana.

 “Me casé con un jordano cuando tenía 17 años. Lo conocí a través de un intermediario. Fui a la cita con una amiga pero me eligió a mí”, cuenta una de las protagonistas, Sokar Barra, en un documental español donde se descubre el trafico de mujeres y de niñas. Hay miles de casos como este o parecidos.

Esposa por 500 1

 Las mujeres implicadas son víctimas de constantes palizas, aguantan hasta que no pueden más y acto seguido se marchan. Este matrimonio no dura más de un par de semanas. Abusan de las jóvenes y después las dejan marchar. Muchas veces se quedan embarazadas y han de luchar por cuidar de sus hijos.  O les arrebatan al hijo y las mandan lejos. Otras veces, sufren malos tratos. En cualquier caso, su futuro es aterrador.

 Hay millones de  testimonios. El director egipcio de cine, Ramsis, acompaña a nueve mujeres, todas víctimas de matrimonios exprés y les pregunta, las graba,… La mayoría de mujeres son empujadas por sus padres, como último recurso, para poder tener una vida mejor, y poder tener las necesidades básicas. Este director ha intentado proyectar su película en El Cairo, pero ha tenido que retirarla por presiones. En Egipto -sobre todo en el sur- es habitual esta situación, pero las autoridades no acaban de poner fin a esta práctica.

Esdposa por 500 2

 Como vemos, se trata de otra forma de violencia de género. No por alejada de nuestro entorno es menos grave. Nuestro sentido de la solidaridad nos mueve a publicar este artículo denunciando la situación -que ya ha salido en medios de comunicación-. Todos debemos sensibilizarnos y mostrar nuestra repulsa para forzar a los gobiernos de todas partes a actuar contra esta lacra social.

 No se pueden usar a las personas y después tirarlas como si se tratara de un objeto de consumo. Los seres humanos tenemos una dignidad a la que no debemos renunciar. A todos os pedimos denunciar siempre la violencia de género.