Adicción al móvil

Núria Pujades y Laura García, 3º B

La adicción al teléfono móvil empieza a ser un problema,  sobretodo en los adolescentes y mujeres. Se dice que de media pasamos unas 33 horas a la semana usando el móvil (el 23% de las horas semanales). Teniendo en cuenta que de estas horas estamos el 34% durmiendo y el 17% estudiando o trabajando, este porcentaje es muy elevado.

adicciónalmóvil1

 Numerosos investigadores alertan de que muchas personas pueden llegar a sufrir ansiedad, palpitaciones o sudores cuando olvidan el teléfono móvil en casa, se quedan sin batería o no tienen cobertura, ya que dicen que para muchos el uso móvil ha pasado de ser una necesidad a una obsesión.

 Por otra parte, la forma de relacionarnos entre los grupos está cambiando. A menudo hacemos más caso al móvil que a los que están a nuestro lado, y una imagen habitual es que cuando las personas estamos juntas, cada una está consultando su teléfono.

 La publicidad dirigida a chicos y chicas potencia el uso del móvil como señal de libertad e independecia. Así que se potencia que sea un objeto de primera necesidad para desenvolverse en la sociedad actual.

adicciónalmóvil2

 Para ver cómo usan los jóvenes de nuestra edad los móviles, hemos realizado una encuesta a 20 personas de edades comprendidas entre 14 y 16 años. A continuación reproducimos la encuesta, que cada uno de vosotros se puede hacer a sí mismo:

 Encuesta

1 ¿Cuándo tuviste tu primer móvil?

  1. a) Antes de los 12 años.
  2. b) Después de los 12 años.
  3. c) No tienes.

 

2 ¿Qué pasa cuando te olvidas tu móvil en casa?

  1. a) Corres a tu casa para recuperarlo.
  2. b) Lo recuperas cuando llegas a casa
  3. c) Te da completamente igual.

 

3 ¿Cuándo lo usas?

  1. a) Todo el tiempo.
  2. b) Cuando es necesario.
  3. c) Nunca te sirve.

 

4 Si tus padres te quitan el móvil, ¿qué haces?

  1. a) Suplicas y lloras.
  2. b) Intentas ser amable y obediente.
  3. c) Te da completamente igual.

 

5 ¿Cuántos mensajes envías al día?

  1. a) 500
  2. b) 250
  3. c) Casi ninguno.

 

6 ¿Te crees adicto al móvil?

  1. a) Sí.
  2. b) Un poco.
  3. c)

 

7 Si usas menos el móvil, ¿te encuentras menos contento?

  1. a) Sí.
  2. b) Un poco.
  3. c)

 

8 ¿Necesitas usar el móvil cada vez más tiempo para estar satisfecho?

  1. a) Sí.
  2. b) Un poco.
  3. c)

 

9 Si no tienes tu móvil, ¿estás de mal humor?

  1. a) Sí.
  2. b) Un poco.
  3. c)

 

10 ¿Te sería muy díficil renunciar a tu móvil?

  1. a) Sí.
  2. b) Un poco.
  3. c)

 

11 ¿El móvil te impide hacer tareas importantes?

  1. a) Sí.
  2. b) Un poco.
  3. c)

 

12 ¿Ingoras a la gente de tu alrededor para concentrarte en el móvil?

  1. a) Sí.
  2. b) Un poco.
  3. c)

 

13 ¿El móvil te impide tener una buena relación con tu familia?

  1. a)
  2. b) Un poco
  3. c) No

 

14 ¿Te dice la gente que usas demasiado tiempo el móvil?

  1. a) Sí.
  2. b) Un poco.
  3. c)

 

15 Cuando no tienes el móvil, ¿piensas en usarlo o en lo que harás cuando lo recuperes?

  1. a) Sí.
  2. b) Un poco.
  3. c)

 

De los resultados de la encuesta realizada, podemos extraer las siguientes conclusiones:

 

  • Un 5% de la gente no tiene móvil, por tanto, un 95% sí tiene móvil. Una minoría no está sujeta a esta tecnologia. Es casi una rareza.
  • Un 40% lo tuvieron antes de los 12 años, y un 55% lo tuvieron después de los 12. Esto es, un 95% lo tene a partir de los 12 años. Parece que es una necesidad tanto para los jóvenes como para los padres. Estos últimos creen tener así a sus hijos controlados. Hasta hace pocos años, esto no era así. Las nuevas tecnologías aceleran los cambios sociales.
  • Un 45% lo usan todo el tiempo, un 5% nunca lo usa, y un 50% lo usa cuando lo necesita. Para casi la mitad de los encuestados, el móvil es como una segunda piel. Forma parte de sí mismos.
  • Un 45% envía alrededor de 250 mensajes, el 25% alrededor de 500, y el 20% no envia casi ninguno. Esto puede producir una falta de concentración en las tareas.
  • El 55% se cree un poco adicto al móvil, un 15% creen que sí lo son, y el 25% cree que no.  Al 35% le dicen que es adicto, y al 20% no se lo dicen. Es decir, la percepción que los demás tienen de la adicción es distinta.  En conclusión, parece que en general los usuarios del móvil son conscientes de su adicción, aunque no lo ven como un problema.

Después de estos resultados, lo que está claro es que debemos educarnos en el uso de estas tecnologías. No podemos usarlas en todas las circunstancias y momentos. Hemos de aprender a  desconectar el móvil y todos los aparatos relacionados. Como en casi todo, la educación es un valor.