Los desahucios, un mal de nuestro tiempo

Laura Garcia y Núria Pujades 3º B

 Desde que España entró en la crisis en 2008 hasta el 2012, 171.110 familias han sido desahuciadas. Cada año se ven más casos de desahucios. En el primer trimestre de 2012, se produjeron 46.559 desalojos forzosos por la vía judicial, 517 al día. En medio año del 2012 -año en el que se registran más desahucios-, se produjeron casi los mismos desahucios que en todo el año 2013. Para que tengamos una idea, indicamos los desahucios que se realizaron en diferentes años:

 2006 (16.097)

2007 (17.412)

2008 (20.549)

2009 (37.677)

2010 (54.250)

2011 (64.770)

2012 (75.375):

Desahucios 4

 Los desahucios son muy traumáticos para las familias por el desgarro que suponen. Creemos que puede haber diferentes soluciones antes de llegar a desahuciar a la gente de su casa y dejarlos en la calle, y aun así seguir pagando la casa que no llegaron a pagar, muchos de ellos por no tener la posibilidad de trabajar y cobrar.

 Ante esta situación, ha habido mucha protesta. Recordemos la PAH (Plataforma  de Afectados por la Hipoteca, cuya máxima defensora fue Ada Colau). Lo que se pide es que se busquen soluciones adecuadas para todos. Por ejemplo, la dación en pago. No puede ser que la casa pase a manos de los bancos y estos después especulen con ellas. Una posible solución es que los inquilinos -una vez han dado la casa y si no tienen adonde ir- puedan quedarse y pagar un alquiler al que puedan hacer frente. Esta situación sería revisable cada cierto tiempo. Es posible que la situación de estos inquilinos pueda mejorar y se pueda replantear la situación. Habría que estudiar cada caso.

Desahucios 1

 Por otra parte, tenemos que saber que los ciudadanos estamos pagando por la deuda contraída por el Estado para hacer frente a la situación bancaria. Recordemos que los bancos tuvieron que ser rescatados por el Estado para que no quebraran. El dinero para poder hacerlo nos lo prestó el Banco Central Europeo. A cambio, pidió una serie de reformas en el mercado laboral y en el ámbito bancario. Este préstamo se ha de devolver. Y lo hacemos entre todos.

Desahucios 2

 La solidaridad ha de ir en dos direcciones, no solo en una. También hay que preocuparse por los ciudadanos. Y nos parece justo que ahora sean los bancos quienes estudien en cada caso -junto con las plataformas en defensa de los desahuciados- las posibles soluciones. Siempre intentando no lesionar los derechos de los ciudadanos que están pasando por este doloroso trance. Sabemos que en algunos casos ha sido así. Pero también es de todos conocido que en muchos otros no se ha actuado con estas precauciones.

 

 

 

Anuncis